facebook twitter
Parametría en Medios
México, lejos de un consenso como en EU para legalizar la mota
08/Dic/2016
Por: Milenio
Las elecciones del pasado 8 de noviembre en Estados Unidos fueron polémicas no solo por su sorpresivo resultado en la elección presidencial, sino también por la cantidad de estados que aprobaron la legalización del consumo de mariguana con fines recreativos. Este hecho pone presión sobre nuestro país. Por un lado por el número de estados en que se aprobó su uso y por el otro porque uno de estos estados es de frontera: California.

La comparación entre la opinión pública mexicana y estadunidense acerca de la legalización o despenalización de la mariguana muestra que en México estamos muy lejos del nivel de consenso que se tiene en el vecino del norte. Las cifras muestran diferencias en la evolución y la temporalidad de ambos países.

En México el promedio de las personas rechaza la despenalización y consumo de la mariguana de manera abrumadora. Esto se puede explicar porque el mexicano se siente vulnerable ante la posibilidad que gente de su entorno cercano, incluidos sus propios hijos, puedan hacerse consumidores habituales. El ciudadano en nuestro país teme por la seguridad de sus familias.

La opinión de los estadunidenses sobre la legalización de la mariguana ha cambiado sustancialmente durante el tiempo. Un reporte del PewResearch Center muestra que en 47 años el apoyo a la legalización de la mariguana ha aumentado. Desde 1969 la opinión a favor de la legalización de la cannabis ha aumentado 45 puntos (de 12% a 57%). Paralelamente la opinión acerca de la ilegalidad de la mariguana ha descendido 47 puntos, desde 1969 (84%) a 2016 (37%). Actualmente el apoyo a la legalización de la mariguana se distancia en 20 puntos de la opinión en contra. El año donde el apoyo rebasó a la oposición fue apenas hace cuatro años.

California, Massachusetts y Nevada legalizaron en las pasadas elecciones el consumo recreativo de la mariguana, sumándose a otros estados del país donde ya era legal (Washington, Oregon, Colorado, Alaska y Maine). En total hay ocho estados donde el consumo de mariguana para uso recreativo está legalizado. Además, hay 21 estados donde el consumo de mariguana solo para uso medicinal está legalizado, y otros 20 donde no está legalizado ningún tipo de consumo.

Comparando las cifras de Estados Unidos con México se observa que si la tasa de cambio fuese igual o similar al tiempo que pasó en EU para avanzar en la legalización de la mariguana, nos tomaría más de 40 años para que la opinión pública llegue a aceptar la despenalización o legalización de la mariguana. Estamos como estaba Estados Unidos en los años 70.

En México la opinión sobre la despenalización o legalización de la mariguana, al igual que Estados Unidos, muestra cambios en el tiempo, aunque de manera más lenta. Cifras de Parametría muestran que en ocho años la opinión a favor de la legalización ha aumentado 22 puntos, desde 2008 (7%) a 2016 (29%). El porcentaje de quienes están contra legalizar la mariguana ha ido descendiendo en el tiempo. En 2008 nueve de cada diez personas rechazaba la legalización (92%), cifra que ha descendido 26 puntos para este año (66%).

El análisis por segmentos presenta datos interesantes para México. Quien esta a favor o contra su despenalización en general o despenalización del uso recreativo refleja los mismos patrones. Por género las mujeres se oponen más que los hombres ante la legalización (75%-56%), y paralelamente los varones apoyan más que se despenalice el consumo de esta droga (39%-20%). Siempre las mujeres son más conservadoras y preocupadas por sus familias.

Respecto a la edad, las personas de edad avanzada (56 años o más) rechazan mayoritariamente la legalización de la mariguana (79%), a diferencia de los más jóvenes (18 a 25 años), quienes son el grupo etario que más la apoya (39%). El análisis por edad nos hace pensar que en la medida que los jóvenes maduren el nivel de aceptación irá aumentando.

En lo que se refiere a escolaridad, a un mayor nivel alcanzado en los estudios hay más apoyo a legalizar la mariguana. Se aprecia que las personas con posgrado están más a favor de la legalización (56%), a diferencia de quienes no tienen estudios que apoyan esta medida (0%). La tendencia, que muestra el gráfico contra la legalización, va descendiendo a medida que aumenta el nivel de estudio. Por otra parte, la tendencia de los que apoyan la legalización va aumentando paralelamente con el nivel de estudios.

Si analizamos la opinión según la autopercepción de clase social, la clase alta rechaza totalmente la legalización de la cannabis (100%) seguida inmediatamente de la clase baja (75%). La clase media-alta es el sector que está más a favor de su legalización. Es interesante que el apoyo esté entre las clases medias.

A diferencia de la oposición con fines recreativos, el uso medicinal es el otro lado de la moneda. Desde 2013 en adelante la postura a favor del consumo de mariguana con fines medicinales ha estado arriba. Sin embargo, la brecha entre quienes apoyan y no apoyan este tipo de consumo ha variado. En 2013 la diferencia entre quienes estaban a favor y en contra era de 35 puntos (64%-29%), el cual se acercó en 2014 con solo 1 punto de margen (48%-47%). Distanciándose nuevamente en 2015 con 63 puntos (81%-18%). En este año la brecha se acercó un poco con 31 puntos (64%-33%).

Al igual que en el consumo recreativo hay diferencias en el análisis por segmentos. Los hombres son quienes más apoyan esta medida (71%). La comparación por grupo etario muestra que las personas entre 26 y 35 años están más a favor de este tipo de consumo (75%) y quienes tienen mayor edad (56 años o más) lo rechazan mayoritariamente (47%).

En el análisis por escolaridad las personas con licenciatura lideran la opinión a favor del consumo de mariguana para uso medicinal (84%) y quienes más se oponen a esta propuesta son las personas sin estudios (71%). Según clase social observamos que, nuevamente, la clase alta se opone en su totalidad a autorizar este tipo de consumo (100%). La clase media-baja y media-alta son los segmentos que más apoyan esta medida (ambos 69%). Es cierto que nuestros niveles de aprobación en lo que se refiere al uso medicinal son altos, pero eso no necesariamente nos hace más tolerantes ante el uso recreativo. Las cifras de Parametría muestran la variación de la opinión sobre la legalización de la cannabis con fines recreativos. Existe una gran distancia entre quienes están a favor y quienes se oponen; sin embargo, esta distancia ha disminuido en los últimos tres años. En agosto de 2013 la diferencia de opinión de quienes estaban a favor y en contra era de 75 puntos (85%-10%). Para febrero de este año la brecha ha disminuido a 45 puntos (71%-26%).

Sobre el consumo de mariguana las mediciones de Parametría arrojan que no ha variado mucho la opinión ante la posibilidad de consumir la droga o no. Durante siete años Parametría ha preguntado a los mexicanos, ante un posible escenario de despenalización, si consumirían mariguana. El porcentaje de quienes afirman que sí ha aumentado cuatro puntos desde 2009 (5%) a 2016 (9%). Entre quienes dicen que no consumirían la droga la variación ha sido mínima desde 2009 (89%) a 2016 (88%). Es importante resaltar que los mexicanos en su abrumadora mayoría se oponen a consumir mariguana, ya que las cifras han estado siempre sobre 85%, a diferencia de quienes sí consumirían, que se mantiene bajo,ya que no supera 10% en estos últimos años.

El hecho de que se haya legalizado en numerosos estados en Estados Unidos nos obliga a acelerar las decisiones de política pública en el tema. Algunos analistas ya han señalado las posibles presiones de mercado en las que pronto entrará México. Además de posibles beneficios en términos de seguridad que tendríamos, según expertos.No es propósito de este artículo, ni mi especialidad, abundar sobre esos temas.

El propósito es mostrar el complejo panorama, en términos de costo político, para los tomadores de decisión. No importa si es Ejecutivo, Legislativo o Judicial, cualquiera que tome la iniciativa en cambiar la actual condición para despenalizar la mariguana pagará un precio político muy alto dados los datos de opinión; sin embargo, en vista de los resultados del
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360