facebook twitter
Parametría en Medios
La tumba del panismo podría estar en la Ciudad de México
30/Jul/2011
Por: Milenio. Carlos Puig
Corre la leyenda entre panistas que existe una encuesta ?que nadie puede producir ni replicar? que señala que en el Distrito Federal el Partido Acción Nacional está en cuarto lugar. Sí, detrás del Partido del Trabajo.

El fracaso en el Estado de México con Luis Felipe Bravo Mena es más viejo que este sexenio o el efecto Peña Nieto. Es producto de la corrupción, el abandono y la ineficiencia de administraciones panistas en aquel cinturón azul que gobernó zonas pobladísimas del valle de México, parte de la ciudad capital.

Un estratega del PAN nacional me confía: ?Es terrible lo que nos ha pasado en la ciudad, estamos desaparecidos, no existimos como organización política. Esto no lo hemos visto en ninguna parte?. Y pone un ejemplo: ?Podemos perder Aguascalientes o Querétaro, pero hay un panismo hidrocálido o queretano, hay grupos panistas; aquí no hay nada?.

Según la reciente encuesta, estado por estado, de Parametría, sólo en Tabasco, en Guerrero (donde el PAN perdió el registro en enero), y por supuesto en el Estado de México, los blanquiazules están tan mal como en el Distrito Federal.

En 2006, el presidente Calderón obtuvo en el DF un poco más de millón 300 mil votos, menos que los casi 2 millones de Fox en el 2000, pero importantísimos en su disputa con López Obrador en territorio amarillo. 28 por ciento de los votos emitidos.

Según Parametría, hoy el PAN anda en la mitad de esos votos. 600 mil votos son muchos para perder. Peor, mucho peor, la tendría el PAN si Marcelo Ebrard es el candidato presidencial del PRD, ya que en ese escenario Acción Nacional podría quedar reducido a porcentajes de un dígito. Un millón de votos menos que hace cinco años.

Si a este escenario en el Distrito Federal sumamos el millón de votos de diferencia que hay entre lo obtenido por Calderón en el 2000 en el Estado de México y los que consiguió Bravo Mena hace un mes, es claro que el mayor problema del PAN está, como lo saben los que saben de esto, en la zona metropolitana de la Ciudad de México.

Uno de cada cinco votos de Felipe Calderón vino del Estado de México o el Distrito Federal.

Pero cuando fueron más exitosos, en 2000, uno de cada cuatro votos ?26 por ciento? de Fox llegó de esas dos entidades.

¿Qué ha pasado desde aquellos días ?hace quince años?, en que Carlos Castillo Peraza y su PAN capitalino encabezaban las encuestas? Castillo terminaría en tercer lugar de aquella elección.

Tal vez una buena pista sea mirar hacia la delegación Miguel Hidalgo. Bastión panista. O tal vez no tanto. Buen ejemplo para saber cómo gobiernan los panistas y cómo construyen cuadros para la capital. Por esa delegación han pasado, por ejemplo, Arne Aus den Ruthen Haag, quien acabó renunciando al partido, peleado a muerte con la actual dirigente, Mariana Gómez del Campo.

Luego llegó Fernando Aboitiz. Si, no se confunde usted, el mismo que hoy es secretario de Obras del perredista gobierno de la ciudad. El encargado de la Supervía y segundos pisos. Después de Aboitiz llegó Gabriela Cuevas, que por lo menos sigue en el partido, ahora diputada federal pero fuera de actividades partidistas locales, y luego se sintieron amenazados por Ana Guevara y resucitaron a un ex priista, ex perredista y panista, Demetrio Sodi.

O qué tal Benito Juárez, otra delegación con un demográfico que parece ideal para los panistas, que de hecho la han gobernado, ¿pero podría usted mencionar a algún ex delegado panista de la Benito Juárez? Yo tampoco.

En la Asamblea, sus cuadros jóvenes más destacados son de un conservador que choca con el ánimo de los chilangos.
En el Distrito Federal, el PAN ha fracasado en algo que hace muy bien en otras partes del país, donde sus cuadros se forman desde los municipios, gobiernan, crean cuadros, construyen partido.

El destino del candidato panista a la Presidencia podría jugarse en la capital. Nadie puede aspirar a ganar la elección del año que viene sin ganar al menos 2 y medio millones de votos entre el Distrito Federal y el Estado de México (Fox ganó 4 millones). Por primera vez en más de una década, las encuestas señalan que, para la presidencial, el PRI va arriba del PRD. Eso estará por verse cuando el sol azteca eche a andar la maquinaria y tenga candidato, pero en este caso, me dicen encuestadores, el crecimiento priista viene a costa de votos que deberían ser casi naturalmente panistas. Jóvenes, clasemedieros. Profesionales y profesionistas independientes deslumbrados por el gobernador mexiquense y sin referencias en el panismo.

Tan mal están las cosas, que no vemos ninguna figura del panismo, de esas de verdad, disputando la candidatura para la jefatura de Gobierno.

Será jugada de sacrificio para algún despistado.

El dominio perredista de la ciudad parece, 15 años después de Castillo Peraza, haber hecho claudicar al PAN en el DF, rendirse.
Nunca midieron lo que eso significaría para el camino a Los Pinos.
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360