facebook twitter
Carta Paramétrica
Toma de posesión de Felipe Calderón

La toma de protesta de Felipe Calderón como Presidente de México debe ser pacífica y civilizada en el Congreso, en opinión de la mayoría de los mexicanos, que están en contra de que los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) boicoteen el acto el 1 de diciembre. Pero igualmente rechazan el uso de la fuerza pública para establecer las garantías que demanda la transmisión del poder.

La información de la Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría muestra que incluso antes de la toma de la tribuna el pasado martes del Palacio Legislativo de San Lázaro por parte de diputados del Partido Acción Nacional y del PRD, la gente ya contemplaba un escenario complicado para la toma de protesta.

Sobre la probable actuación del PRD durante la ceremonia de toma de posesión de Calderón, las apuestas de los mexicanos se encuentran divididas. El 43% cree que el partido del Sol Azteca impedirá la transmisión de la banda presidencial al nuevo mandatario y el 40% piensa que lo permitirá.

Pero, bajo el supuesto de que el PRD decidiera impedir el cambio de poderes, la mayoría de los mexicanos dice que desaprueba esta acción. El 62% está en desacuerdo en que el Partido de la Revolución Democrática no permita la realización de la ceremonia en el Congreso y sólo el 18% se muestra a favor de que el acto sea boicoteado.

En el actual contexto político, una decisión a considerar -por parte de las autoridades- es la utilización de la fuerza pública para garantizar la toma de posesión. En este sentido, la opinión de la mayoría de la población es contraria a su empleo (48%), aunque existe un 34% que está de acuerdo con que se tomen posiciones de mano firme para la celebración del acto.


El escenario se vislumbra complicado, pero en caso de que Felipe Calderón no pudiera protestar como Presidente de la República ante el Congreso, las implicaciones sobre su legitimidad generan opiniones encontradas.

Para la mitad de los encuestados por Parametría, el hecho de que no pudiera recibir la banda presidencial en el Congreso no afectaría su legitimidad, mientras que el 38% opina lo contrario.

La incertidumbre generada por la toma de la tribuna del Congreso ha despertado un inusitado interés de los mexicanos, que pide a sus representantes legislativos civilidad. La respuesta está en el aire, habrá que ver si los diputados permiten una ceremonia pacífica y republicana.


NOTA METODOLÓGICA.Estudio: Encuestas en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1,200. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 2.8%. Diseño, muestreo y análisis: Parametría SA de CV. Operativo de Campo: Grupo Viesca. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE. Fecha de levantamiento: del 17 al 20 de noviembre del 2006.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360