facebook twitter
Carta Paramétrica
Obama despierta grandes esperanzas

La llegada de Barak Obama a la Casa Blanca disparó las expectativas de los estadounidenses muy por encima de las provocadas por cualquiera de sus tres antecesores. Un tercio de ciudadanos de Estados Unidos cree que su nuevo presidente conseguirá levantar la economía y terminar con el terrorismo, además, más de la mitad aprueba sus primeras decisiones de política interior.

 

De acuerdo con la Encuesta Telefónica 2009, realizada por Princeton Survey Research Associates, al margen de la confianza plena en asuntos de política exterior, los estadounidenses le conceden un papel de unificador del país. Antes de que asumiera, la gente de la Unión Americana no tenía definido si la nación se encontraba políticamente dividida o no; ahora la mitad de ella cree que durante esta nueva administración los partidos lograrán trabajar coordinadamente. Esta opinión sólo se compartió en el 2002, después de los ataques terroristas de septiembre 11.  

 

 

Aun cuando cerca del 75% de los estadounidenses expresó tener confianza en las decisiones del presidente Obama en materia económica y de seguridad, alrededor de la mitad de los simpatizantes republicanos tiene reservas respecto a la capacidad del nuevo presidente en estos temas. La diferencia de aprobación al Jefe de la Casa Blanca según el partido pone en duda si, a pesar de no concordar, ambos partidos podrán trabajar coordinadamente.

Otro tema preocupante para la población estadounidense es la presencia militar en Irak. Aunque las opiniones se polarizan sobre si fue una decisión correcta en su momento, queda claro que actualmente 7 de cada 10 estadounidenses considera que la cantidad de militares en dicho país debe disminuir y la misma cantidad confía en que Obama será capaz de manejar la situación.

 

 En cuanto a política interna, Obama es percibido como un político mucho más moderado que Bush. Cuatro de cada 10 estadounidenses afirma que Obama escuchará más a los moderados de su partido que a los liberales. Probablemente, por esto piensan que logrará trabajar coordinadamente con los republicanos. Esta tendencia es totalmente contraria a la que Bush presentó al inicio de su presidencia.

 

 

Las decisiones tomadas por Obama en cuanto al plan de estímulo económico y designación de los miembros de su gabinete, son apoyados por una mayoría ciudadana (57% y 66% respectivamente) y esto seguramente está ligado a la claridad que ha tenido para explicar sus políticas, como afirman 7 de cada 10 entrevistados. 

 

 

Pero como en toda elección, la llegada de Obama al poder tendrá ganadores y perdedores. Sobresale que en esta ocasión, como cuando Bill Clinton subió al poder, la gran mayoría de estadounidenses considera que los beneficiados durante esta gestión demócrata serán los pobres, los jóvenes y -seguramente dado el origen étnico presidencial- los negros.

 

Los presidentes demócratas parecen generar en los ciudadanos la esperanza de ayudar a la base de la población y no a las élites. Por otra parte, quienes se espera resulten los más afectados con esta nueva administración son los cabilderos.

 


Entre los estadounidenses, a pesar de la confianza expresada, todavía existe el recelo para hacer augurios. Aunque 65% considera que es muy prematuro decir si Obama tendrá éxito en su gobierno, las expectativas apuntan hacia una evaluación favorable donde, independientemente de la identificación partidista, son más los que creen que será exitoso que los que piensan lo contrario.

 

 

NOTA METODOLÓGICA

Fuente: Encuesta telefónica realizada por Princeton Survey Research Associates (7 al 11 de Enero) y publicada por Pew Research Center el 15 de Enero del 2009 en  Americas Pre-Inauguration Mood. Strong confidence in Obama country seen as less politically divided, Pew Research Center Publications (http://people-press.org/report/483/confidence-in-obama-country-less-politically-divided)

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360