facebook twitter
Carta Paramétrica
Corridas de toros

Los mexicanos rechazan las corridas de toros, a las que consideran más que arte o deporte, eventos de maltrato a los animales, de acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría.

Permitidas en México, las corridas de toros no son eventos a los que acceden las mayorías, apenas dos de cada diez han asistido alguna vez.

La asistencia a la fiesta brava decrece, en cuatro años disminuyó de 28% a 19% el número de personas que habían presenciado un espectáculo de tauromaquia.

El número confirma una tendencia a la baja en la asistencia a las corridas de todos, como se observa en el dato de agosto de 2010.

El gusto por la fiesta brava tampoco es compartido por la mayoría. El 73% de los encuestados dijo que las corridas taurinas no son de su agrado, posición que ha aumentado (aunque lentamente en comparación con la asistencia a estos eventos) de marzo del 2007 a la fecha.

Se observa que son más quienes gustan de la tauromaquia que quienes han asistido a ella (22% frente a 19%).

La afición a las corridas de toros atraviesa necesariamente por la concepción que de éstas se tiene. Dos tercios de la población ven a la fiesta brava como un evento en el que se maltrata a los animales, el 16% cree que es un deporte y el 8% piensa que es un arte.

De agosto de 2010 a la fecha disminuyó en 5 puntos la opinión que sostiene que las corridas de toros son maltrato animal.

Los datos de Parametría sugieren que, de decidirse por consulta popular, las corridas de toros serían vetadas en México, ya que seis de cada diez mexicanos (57%), están a favor de la prohibición. Aunque mayoritaria, esta posición es menor en porcentaje al que ve en las corridas maltrato animal y al que no manifiesta agrado por esta actividad.

La baja en el porcentaje indica que hay cierto nivel de indolencia ante el maltrato que suponen las corridas de toros (dada la diferencia de 10 puntos entre el 67% que asocia la fiesta brava con maltrato y el 57% que se opone),  y  tolerancia, o bien, indiferencia, que, de acuerdo con datos de sus detractores, es legal en ocho países, aunque en siete de ellos, se prohíbe en algunos municipios, lo que hace de  México el único país de mundo donde no hay restricción alguna para las corridas de toros.[1]

En México –que tiene la plaza de toros más grande del mundo-, se han hecho algunos intentos por prohibir la fiesta brava, sin que se haya tenido éxito en la tarea. En abril de este año en el Senado de la República se presentó una iniciativa para prohibir las corridas de toros; en octubre en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se retiró una iniciativa que pretendía erradicar la práctica del toreo.

El septiembre pasado, en Cataluña, España, tuvo lugar la última corrida de toros, en el acatamiento de la decisión del parlamento catalán de prohibir la fiesta brava.[2]

La fiesta brava, tradicional en España, Portugal, Francia y algunos países de América Latina, ha sido censurada por activistas que, en aras de proteger los derechos de animales, ven maltrato a los toros que participan en las corridas.

Aunque hay amplio (si no total) consenso en la creencia en los derechos de animales, las posiciones de los mexicanos respecto a las sanciones y circunstancias que significan maltrato animal ofrecen un panorama interesante.

Al cuestionar sobre los castigos que merecen algunas conductas se observa que 88% está de acuerdo con sancionar a quien maltrate a los animales, el apoyo baja al 80% si se trata de castigar a quien no recoja los excrementos de su mascota y disminuye todavía más, al 76%, al considerar los castigos al abandono de mascotas.

Los datos muestran que, en la concepción ciudadana, es más grave (y por tanto merece pena) no recoger las heces que abandonar las mascotas.

El panorama de la protección a los derechos de animales en México revela que las leyes son relativamente nuevas y en algunas entidades no existen. Los estados de Colima, Puebla, Estado de México y Michoacán fueron los primeros que publicaron leyes para la protección de animales en los años ochenta.

Quintana Roo y Veracruz son los dos últimos estados en publicar leyes para la protección de animales en 2010.

Sólo 5 estados en toda la República no tienen leyes locales para la protección de animales, han existido diferentes iniciativas pero sin llegar a ser aprobadas por los congresos. (Baja California Sur, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Tabasco)

Fuentes:

PARAMETRÍA. Estudio: Encuesta Nacional en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 500 casos, del 29 de octubre al 03 de noviembre del 2011. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 4.3%. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE.

Animal Político: “PVEM buscará ayuda internacional para prohibir la fiesta brava en México” 01 de noviembre, 2011. http://www.animalpolitico.com/2011/11/pvem-buscara-ayuda-internacional-para-prohibir-la-fiesta-brava-en-mexico/

El País: “Final agridulce en la Monumental, 25 de septiembre de 2011”  http://www.elpais.com/articulo/cultura/Final/agridulce/Monumental/elpepucul/20110925elpepucul_6/Tes

________________________
[1] “PVEM buscará ayuda internacional para prohibir la fiesta brava en México”, Animal Político, 01 de noviembre, 2011. http://www.animalpolitico.com/2011/11/pvem-buscara-ayuda-internacional-para-prohibir-la-fiesta-brava-en-mexico/

[2] “Final agridulce en la Monumental”, El País, 25 de septiembre de 2011.  http://www.elpais.com/articulo/cultura/Final/agridulce/Monumental/elpepucul/20110925elpepucul_6/Tes

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360