facebook twitter
Carta Paramétrica
El record en la elección de junio 2016

Francisco Abundis Luna

El 05 de junio del año pasado, se eligieron en México 13 gubernaturas y un importante número de cargos locales, dos días antes de la elección se presentó en Milenio Diario un modelo de comunicación para dar a conocer las encuestas de salida y los conteos rápidos para la noche electoral.

Al ejercicio se le llamó el "modelo CNN" y su objetivo fue informar con mucha precaución las tendencias electorales de las encuestas. Siempre presentando las mismas como estimaciones estadísticas. Durante la transmisión se recordó constantemente al televidente que debía tener cautela con los datos reportados de encuestas de salida, y que los conteos rápidos se caracterizan por tener mayor precisión.

El domingo 5 de junio así se hizo en Milenio Televisión. De hecho, la forma de reportar fue aún más cauta. Se presentaron las encuestas de salida como información de escenario o tendencia y solo con conteos rápidos se dio un anuncio de ganador como gobernador.

El derecho a la información

El modelo que impera en las sociedades democráticas es el de informar a la ciudadanía las tendencias electorales durante el día de las elecciones. La difusión de información de este corte la vimos en la pasada contienda presidencial de Estados Unidos y también en otros ejercicios democráticos como el plebiscito en Reino Unido, que consultó a los ciudadanos su permanencia en la Unión Europea. La cobertura de ambos eventos en los medios fue total y la lectura de analistas tratando de explicar las tendencias se hizo casi en tiempo real, la ciudadanía siempre tuvo información que le permitió tener una referencia de qué acontecía.

Defender el derecho a la información siempre ha sido uno de los propósitos de Parametría, es por ello que el pasado 05 de junio se pensó en un modelo para presentar los datos electorales que fuera útil  para quienes siguieron la transmisión.

Las encuestas de salida han sido fuertemente criticadas argumentando su debilidad para señalar correctamente al ganador de una elección, sin embargo, no se hace referencia a su utilidad analítica. Los críticos dicen que si no se da un ganador cierto y contundente independientemente del medio, editorialmente no sirve de nada. Parametría plantea que la información siempre es útil mientras se contextualice y se advierta sobre sus limitantes. Por principio creemos que nunca se debe de subestimar al ciudadano o al elector, y para este propósito a la audiencia.

El récord de las encuestas el pasado 05 de junio

Se puede debatir el modelo de comunicación, pero no el récord de la noche electoral del 5 de junio. El récord apareció en la pantalla de Milenio Televisión. Entre las seis de la tarde y las 12 de la noche se reportó un probable ganador correcto para las 12 elecciones con encuesta de salida, y con el conteo rápido se precisó la diferencia. Este hecho no es cuestionable y no está a debate.

Podemos debatir si la forma en que se reportó es la más adecuada periodísticamente o si las categorías son las adecuadas. Lo que no se puede debatir es el récord. En todas las elecciones en disputa se dio un ganador correcto al final de la noche y en algunos casos se fue muy preciso con los porcentajes de preferencia obtenidos.

Algunos medios han informado de manera parcial lo que se reportó. Toman el dato de una hora e ignoran la precisión que se hizo más tarde. Creo que la labor mínima de un medio es reportar de manera correcta imparcial y exhaustiva. Comparan información de encuestas de salida de las seis de la tarde con conteos rápidos de las 11 de la noche. Este tipo de reportes no ayudan a dar claridad, más bien confunden, a veces de manera accidental y otras de manera deliberada. Una responsabilidad del periodismo es ser fiel a los hechos, no a los dichos u opiniones de otros, sin verificar el récord.

Para conocer los resultados de todos los estados se puede consultar la siguiente presentación.             (Influencia  y Transparencia  de las Encuestas, Parametría, 2016)

Es necesario tener especialistas en los medios de comunicación de temas de medición de opinión pública y electoral en el país. Un motivo de preocupación es que en lugar de que los medios ayuden a traducir la información, terminan confundiendo al público. No es muy útil para el debate tener argumentos emocionales o incluso viscerales, sobre todo cuando se debaten temas técnicos.

Decir que las encuestas como método de medición está cuestionado en el mundo es ya un lugar común basta con voltear a ver la elección presidencial de Estados Unidos de 2016, o bien los resultados del Brexit. Sorprende que este fenómeno que se está observando a escala mundial no entre en las consideraciones de los críticos. En el mundo hay preocupación por los modelos de votantes, las altas tasas de no respuesta, voto oculto, volatilidad, etcétera.

Prometer que en la siguiente temporada electoral el método funcionará y no considerar que es falible, consideramos es irresponsable. El método siempre es falible. No por ello se dejará de intentar hacer la mejor medición y se trabajará en la mejora de la estimación. Pero el método es falible.

Además, fenómenos como la volatilidad, fragmentación del electorado, voto dividido, voto independiente, hace cada vez más difícil las estimaciones de este votante sofisticado. Siempre cada elección es un nuevo reto de estimación. Hacer el mejor esfuerzo no va dejar de hacerla una estimación estadística vulnerable.

 

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360