facebook twitter
Carta Paramétrica
El optimismo lopezobradorista

La percepción de seguridad y el desempeño de la economía son dos temas para explicar la decisión del electorado en cualquier contienda en nuestro país desde hace algunos años. Esta es la última entrega para analizar los motivos de los votantes que acudieron a las urnas el pasado 1 de julio de 2018 y con datos de la encuesta de salida realizada por Parametría hacemos una revisión de su opinión sobre los mismos.

Un primer elemento importante es que ocho de cada 10 personas que fueron a votar (81%) dijeron que en su opinión la estrategia del presidente Enrique Peña Nieto contra el crimen organizado debía cambiar. Sólo 10% del electorado opinó que dicha estrategia tendría que permanecer. 5% no supo qué contestar a la pregunta y 4% prefirió no responder al cuestionamiento.

Estos datos son coincidentes con la opinión de la ciudadanía en general manifestada en otras encuestas tanto de Parametría como de INEGI, mismas que muestran que ocho de cada 10 mexicanos consideran que vivir en el país es algo inseguro. El número de asesinatos registrados y que 2017 se declarara el año más violento en la historia reciente, son dos datos duros que los electores seguramente tiene en cuenta.

Incluso en aquellas personas que votaron por José Antonio Meade —el candidato del partido en el gobierno— 57 por ciento opinó que es necesario que se modifique la estrategia de seguridad contra el crimen organizado. Por otro lado, como era de suponerse en su mayoría quienes votaron por los otros candidatos consideraron necesario hacer modificaciones sobre cómo combatir la inseguridad.

En tanto, 84 por ciento de los electores de Anaya dijo que era necesario implementar otra estrategia, así como 88 por ciento de los que votaron por El Bronco quienes también lo consideraron así. En cuanto al electorado que eligió a Andrés Manuel López Obrador, 91 por ciento dijo que era necesario cambiar la estrategia del presidente Peña Nieto contra el crimen organizado. Es decir, la mayoría de los electores consideran necesario hacer modificaciones en el tema que tenga impacto en la seguridad.

En cuanto al tema de la economía, la encuesta muestra que poco más de la mitad los votantes (55%) dijo que su situación económica personal había empeorado en los últimos seis años. Sólo 20 por ciento de quienes acudieron a las urnas mencionaron que en este tiempo su situación económica había mejorado en alguna medida.

Nuevamente, aun entre aquellos que votaron por Meade, un importante 39 por ciento dijo que su situación económica ha empeorado “algo” o “mucho”. También es importante decir que quienes eligieron al Bronco son electores que en su mayoría piensan que su situación económica personal se ha deteriorado (79 por ciento). Entre los votantes de Anaya el 54 por ciento dijo que su economía personal se ha visto mermada en los últimos seis años, al igual que 66 por ciento que otorgó su voto a AMLO.

La percepción prospectiva de la economía también muestra datos interesantes, cuatro de cada 10 personas que acudieron a votar (45%) esperan que su situación económica personal mejore en el próximo sexenio, en tanto, 28 por ciento tiene una visión pesimista y espera que su economía se deteriore.

Entre los electores del primero de julio, quienes tuvieron una visión prospectiva más pesimista de su situación económica personal son quienes eligieron al Bronco, con 48 por ciento que espera que sus finanzas empeoren en los próximos seis años. También, 41 por ciento de los votantes de Anaya dijo que prevé que su economía personal se vea afectada en este sexenio. Los más optimistas fueron los votantes de José Antonio Meade, 66 por ciento dijo que espera una mejoría. En tanto, 48 por ciento de quienes votaron por AMLO esperan también una mejoría en los próximos seis años.

Resulta irónico que los votantes de Meade sean aún más optimistas que los de López Obrador, pero eso no significa que estos últimos no lo sean y por ello no tengan expectativas altas. El mismo fenómeno aconteció al inicio de la presidencia del actual mandatario Peña Nieto, aunque no fue un optimismo que durara más de un año. Terminó al final de 2013 con la implementación de la reforma fiscal.

Es obvio decir que los lopezobradoristas no se van a conformar con poco y tienen una gran expectativa de este gobierno. Mejorar las variables económicas es uno de los mayores retos y una gran área de oportunidad. Más allá de salarios o empleos, a juzgar por el tipo de gobierno que el presidente electo hizo en la Ciudad de México cuando fue jefe de Gobierno, hace ya 18 años, es muy probable que su avance sea en programas sociales y con ello se genere una sensación de bienestar económico. De esta manera en corto plazo se estaría cumpliendo en alguna medida con esta expectativa.

Con esta consideración en mente existe una alta probabilidad de que las expectativas de los lopezobradoristas no solo se vean satisfechas, sino que aumenten. Ello implicaría también un crecimiento en la base de apoyo al actual presidente electo. Escenario más que interesante para llegar a una contienda intermedia en 2021.

Artículo publicado en Milenio el 17 de agosto de 2018

Disponible en: https://goo.gl/XTJnwN

 

Nota Metodológica:

Parametría. Encuesta realizada a salida de urna el primero de julio de 2018 a personas de 18 años en adelante con credencial para votar a nivel nacional que emitieron sufragio. Aplicación de encuesta: persona a persona. Marco muestral:Secciones electorales reportadas por el INE. Método de recolección de datos: Boleta llenada en secreto y depositada en una urna portátil. Número de encuestas: 672. Margen de error: (+/-) 3.8 %. Nivel de confianza estadística: 95 %.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360