facebook twitter
Documento
Informe mensual del cumplimiento del Acuerdo INE/CG220/2014
26/Feb/2015
Las encuestas electorales han cobrado una notable relevancia en los recientes procesos electorales federales en México. El incremento en el número de estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos carezcan de su información.
Las encuestas electorales han cobrado una notable relevancia en los recientes 
procesos electorales federales en México. El incremento en el número de 
estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales 
indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la 
deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son 
ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos 
carezcan de su información. 
Aunado al auge de los estudios de opinión pública electoral ha crecido la 
preocupación por regular estos ejercicios demoscópicos, lo cual se ha traducido 
en el perfeccionamiento de las normas, tanto a nivel constitucional y legal, como 
en términos del Acuerdo que emite la autoridad electoral nacional
(INE/CG220/2014), el cual ha sido enriquecido para contar con una regulación 
más clara, completa y rigurosa, acorde a los lineamientos y códigos de ética 
internacionalmente aceptados en la materia, con el fin de establecer el contexto 
de exigencia que reclama el tema.
Actualmente, la parte medular de la regulación sobre la publicación de encuestas 
electorales, reside en la emisión de los criterios generales de carácter científico y 
en la entrega de los estudios completos que sustentan las encuestas que son 
publicadas. La novedad y quizá el mayor reto de implementación de la reforma 
constitucional y legal en materia de regulación de encuestas electorales, es su 
alcance, pues se convierte en una atribución no sólo del INE para regular las 
encuestas sobre elecciones federales, sino también de los Organismo Públicos 
Locales Electorales (OPLE), que ahora deben ejercer facultades en la materia 
para regular encuestas sobre elecciones locales. 
El modelo de regulación se basa centralmente en un régimen de transparencia, 
en el que el INE, así como los Organismo Públicos Locales Electorales (OPLE), 
deben difundir los estudios que respaldan los resultados de las encuestas 
publicadas, y ofrecer así los elementos necesarios para que se pueda valorar la 
calidad de las encuestas, y en consecuencia, contribuir a la construcción del voto 
razonado y de una opinión pública mejor informada.
Las encuestas electorales han cobrado una notable relevancia en los recientes 
procesos electorales federales en México. El incremento en el número de 
estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales 
indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la 
deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son 
ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos 
carezcan de su información. 
Aunado al auge de los estudios de opinión pública electoral ha crecido la 
preocupación por regular estos ejercicios demoscópicos, lo cual se ha traducido 
en el perfeccionamiento de las normas, tanto a nivel constitucional y legal, como 
en términos del Acuerdo que emite la autoridad electoral nacional
(INE/CG220/2014), el cual ha sido enriquecido para contar con una regulación 
más clara, completa y rigurosa, acorde a los lineamientos y códigos de ética 
internacionalmente aceptados en la materia, con el fin de establecer el contexto 
de exigencia que reclama el tema.
Actualmente, la parte medular de la regulación sobre la publicación de encuestas 
electorales, reside en la emisión de los criterios generales de carácter científico y 
en la entrega de los estudios completos que sustentan las encuestas que son 
publicadas. La novedad y quizá el mayor reto de implementación de la reforma 
constitucional y legal en materia de regulación de encuestas electorales, es su 
alcance, pues se convierte en una atribución no sólo del INE para regular las 
encuestas sobre elecciones federales, sino también de los Organismo Públicos 
Locales Electorales (OPLE), que ahora deben ejercer facultades en la materia 
para regular encuestas sobre elecciones locales. 
El modelo de regulación se basa centralmente en un régimen de transparencia, 
en el que el INE, así como los Organismo Públicos Locales Electorales (OPLE), 
deben difundir los estudios que respaldan los resultados de las encuestas 
publicadas, y ofrecer así los elementos necesarios para que se pueda valorar la 
calidad de las encuestas, y en consecuencia, contribuir a la construcción del voto 
razonado y de una opinión pública mejor informada.
Las encuestas electorales han cobrado una notable relevancia en los recientes 
procesos electorales federales en México. El incremento en el número de 
estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales 
indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la 
deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son 
ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos 
carezcan de su información. 
Aunado al auge de los estudios de opinión pública electoral ha crecido la 
preocupación por regular estos ejercicios demoscópicos, lo cual se ha traducido 
en el perfeccionamiento de las normas, tanto a nivel constitucional y legal, como 
en términos del Acuerdo que emite la autoridad electoral nacional
(INE/CG220/2014), el cual ha sido enriquecido para contar con una regulación 
más clara, completa y rigurosa, acorde a los lineamientos y códigos de ética 
internacionalmente aceptados en la materia, con el fin de establecer el contexto 
de exigencia que reclama el tema.
Actualmente, la parte medular de la regulación sobre la publicación de encuestas 
electorales, reside en la emisión de los criterios generales de carácter científico y 
en la entrega de los estudios completos que sustentan las encuestas que son 
publicadas. La novedad y quizá el mayor reto de implementación de la reforma 
constitucional y legal en materia de regulación de encuestas electorales, es su 
alcance, pues se convierte en una atribución no sólo del INE para regular las 
encuestas sobre elecciones federales, sino también de los Organismo Públicos 
Locales Electorales (OPLE), que ahora deben ejercer facultades en la materia 
para regular encuestas sobre elecciones locales. 
El modelo de regulación se basa centralmente en un régimen de transparencia, 
en el que el INE, así como los Organismo Públicos Locales Electorales (OPLE), 
deben difundir los estudios que respaldan los resultados de las encuestas 
publicadas, y ofrecer así los elementos necesarios para que se pueda valorar la 
calidad de las encuestas, y en consecuencia, contribuir a la construcción del voto 
razonado y de una opinión pública mejor informada.
Las encuestas electoralesLasLas encuestas electorales han cobrado una notable relevancia en los recientes 
procesos electorales federales en México. El incremento en el número de estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales  indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos.
 
 
carezcan de su información.  encuestas electorales han cobrado una notable relevancia en los recientes 
procesos electorales federales en México. El incremento en el número de 
estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales 
indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la 
deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son 
ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos 
carezcan de su información. han cobrado una notable relevancia en los recientes 
procesos electorales federales en México. El incremento en el número de 
estudios realizados y publicados para dar a conocer preferencias electorales 
indica que las encuestas son uno de los elementos que más influyen en la 
deliberación y conversación pública en torno a las campañas, por ello, son 
ejercicios insustituibles y es inimaginable que los procesos electorales mexicanos 
carezcan de su información. 
Aunado al auge de los estudios de opinión pública electoral ha crecido la 
preocupación por regular estos ejercicios demoscópicos, lo cual se ha traducido 
en el perfeccionamiento de las normas, tanto a nivel constitucional y legal, como 
en términos del Acuerdo que emite la autoridad electoral nacional
(INE/CG220/2014), el cual ha sido enriquecido para contar con una regulación 
más clara, completa y rigurosa, acorde a los lineamientos y códigos de ética 
internacionalmente aceptados en la materia, con el fin de establecer el contexto 
de exigencia que reclama el tema.
Actualmente, la parte medular de la regulación sobre la publicación de encuestas 
electorales, reside en la emisión de los criterios generales de carácter científico y 
en la entrega de los estudios completos que sustentan las encuestas que son 
publicadas. La novedad y quizá el mayor reto de implementación de la reforma 
constitucional y legal en materia de regulación de encuestas electorales, es su 
alcance, pues se convierte en una atribución no sólo del INE para regular las 
encuestas sobre elecciones federales, sino también de los Organismo Públicos 
Locales Electorales (OPLE), que ahora deben ejercer facultades en la materia 
para regular encuestas sobre elecciones locales. 
El modelo de regulación se basa centralmente en un régimen de transparencia, 
en el que el INE, así como los Organismo Públicos Locales Electorales (OPLE), 
deben difundir los estudios que respaldan los resultados de las encuestas 
publicadas, y ofrecer así los elementos necesarios para que se pueda valorar la 
calidad de las encuestas, y en consecuencia, contribuir a la construcción del voto 
razonado y de una opinión pública mejor informad
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360