PARAMETRIA

El ciudadano y la Reforma Electoral

La propuesta de Reforma Electoral del presidente López Obrador puede ser debatida sobre todo por sus consecuencias. Se puede reflexionar sobre cuál sería su resultado en términos políticos e institucionales. Una alternativa es evaluar la propuesta desde la perspectiva de la demanda ciudadana. Es decir, cuál es el nivel de información o de aceptación que tienen sus propuestas.

            Uno de los argumentos para justificar la iniciativa de la Reforma Electoral es que hay una demanda ciudadana que quiere un cambio en la legislación. El primer reclamo sugiere que la imagen del INE esta cuestionada. Otro es que el ciudadano demanda una reducción en el Congreso. Estos son sólo algunos ejemplos. La propuesta contiene más temas de opinión pública. Ante estos argumentos que se esgrimieron sustentados en peticiones ciudadanas, lo mejor es revisar la información disponible sobre los temas propuestos por la Reforma Electoral.

En el caso del cuestionamiento de la autoridad electoral, Parametria cuenta con una serie de tiempo larga para evaluar al INE. En la serie se puede observar que durante años el INE (antes IFE) ha gozado de la confianza ciudadana y de la aprobación de su trabajo. En un comparativo de diferentes instituciones el Instituto Nacional Electoral es, bajo cualquier estándar, una de las instituciones mejor evaluadas. Por ello no es sencillo para el presidente López Obrador librar una batalla cuando cuestiona a la institución.

Es preciso recordar que la imagen del INE no se sostiene sólo de sus funciones básicas de organizar procesos electorales. Hay una función aún más importante que es la de darnos nuestra carta de identidad como ciudadanos. En nuestro país no hay una carta de identidad o un carnet nacional que nos acredite como ciudadanos, salvo la credencial del INE. Es claro qué frente a otras instituciones como el ejército, la marina o la iglesia el INE goza de menos reputación. Pero esas son las instituciones más altas en la escala de confianza. 

Los niveles de conocimiento de la reforma electoral propuesta por el Presidente fueron bajos. Apenas la mitad del país se enteró de su propuesta. El dato no debe de sorprender tanto, por ser un tema relativamente abstracto para la opinión pública. Por los niveles de cobertura que ha tenido en los medios de comunicación se podría esperar mayor conocimiento, pero es frecuente que temas de círculo rojo tengan la expectativa de ser conocidos de masiva genérica por el público. Este no es el caso.

El público no distingue de manera clara la diferencia entre las diferentes instancias o autoridades electorales. No distinguen sobre todo entre institutos electorales locales y el INE. Sin embargo, la gente expresa su acuerdo con la idea de que desaparezcan los institutos que organizan elecciones a nivel local. Es probable que esta opinión esté basada en la idea de ahorro comunicada a lo largo de toda la propuesta.

Una parte considerable de los ciudadanos no saben cómo se nombran a las autoridades electorales. Aun careciendo de esta información parece que se prefiere que se voten. Nuevamente aquí podríamos observar una tendencia de opinión pública genérica. El ciudadano prefiere ser consultado y votar sin distinguir el tema.

La propuesta de reducción de presupuesto de los partidos políticos parece bien recibida. Este dato no debe de sorprender. La mayor parte de los ciudadanos siempre están a favor de una propuesta de ahorro y austeridad.

            Finalmente, el ciudadano promedio no tiene mucha información sobre la cantidad de diputados y senadores que conforman el poder legislativo. Sin, embargo a la pregunta de si son muchos o pocos le parecen que son muchos. Siempre serán muchos si el argumento de fondo siempre será el ahorro.

            En resumen, si bien la propuesta de Reforma Electoral no es muy conocida en sus detalles o consecuencias bajo los ojos de la opinión pública, puede resultar muy atractiva. En el fondo el argumento de austeridad sigue vendiendo muy bien y atrás de muchas de sus propuestas de reducción de organismos o de cargos de elección, resulta muy atractiva. El único argumento de opinión que contrasta con la propuesta es la reputación del INE. Esta es probablemente la parte más difícil de transitar ante la opinión pública.

Francisco Abundis es director de la consultora Parametría.

Nota Metodológica: Población objetivo: personas mayores de 18 años con credencial para votar vigente. Representatividad: nacional. Número de encuestas: 800 entrevistas cara a cara en vivienda realizadas del 30 de abril al 3 de mayo de 2022. Método de muestreo: aleatorio sistemático con probabilidad de selección proporcional al tamaño. Marco muestral: secciones electorales reportadas por el INE. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 3.5 %. Diseño de cuestionario, muestra, operativo de campo y análisis: Parametría S. A. de C. V.

Artículo publicado en El País.

Consulta Aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.