PARAMETRIA

Relación México-Estados Unidos: altas expectativas

En todo el mundo la comunicación que se da entre presidentes es relevante. Sobre todo, si son países que comparten frontera. Los temas que se conversan, discuten o debaten no siempre son conocidos por el público. Lo que es cierto es que una conversación entre presidentes siempre tiene alguna consecuencia.

No importa si es por teléfono, presencial o ahora videoconferencia, las reuniones entre presidentes importan. Algunos de esos encuentros han pasado en momentos cruciales para distintos gobiernos. Entre las anécdotas recientes figura una de las visitas del expresidente de México Ernesto Zedillo al expresidente Bill Clinton.

Para entender ese encuentro es importante revisar el reporte del investigador Keneth Starr. Starr fue el encargado de indagar sobre todo el episodio del expresidente Bill Clinton con Monica Lewinsky. Según el reporte Starr mientras el expresidente Ernesto Zedillo esperaba en el vestíbulo, el evento que llevo al proceso de destitución al expresidente Clinton –impeachment– estaba sucediendo.

Es decir, mientras nuestro expresidente Ernesto Zedillo hacia antesala, Bill Clinton tenía un encuentro sexual con Monica Lewinsky. Esta anécdota podría haber llevado a un conflicto diplomático después de haberse publicado el reporte Starr. Sin embargo, los mexicanos lo transitamos sin problemas. No representó mayor ofensa.

Es claro que la dependencia de nuestro país del vecino del norte siempre hace que minimicemos los agravios recibidos. Sobre todo, aquellos que recibimos durante la administración pasada por parte del expresidente Donald Trump. Es claro que la imagen de Trump entre nuestros nacionales siempre fue negativa. Entre los hispanos viviendo en Estados Unidos era muy similar.

Ni siquiera la defensa o la buena imagen que presentaba nuestro presidente López Obrador de Trump lo salvó de nuestro juicio público. Fueron numerosas las expresiones del presidente López Obrador a favor de Trump. Sin embargo, su imagen nunca cambió para los mexicanos. Los últimos 4 años de agresiones por parte del expresidente Trump fueron muy bien registradas.

Desde 2016 a la fecha la opinión del presidente y el gobierno de Estados Unidos ha cambiado de manera radical. De haber tenido una evaluación positiva, pasaron a una negativa. Sin embargo, la opinión de los mexicanos de los ciudadanos estadunidenses se ha mantenido de manera positiva. Es decir, los mexicanos sabemos distinguir entre gobierno y ciudadanos.

Los mexicanos tienen una expectativa muy optimista de la relación con el nuevo gobierno de Estados Unidos. Es muy evidente cómo se percibe el cambio de administración. Es irónico que las administraciones demócratas no son necesariamente más favorables a muchas de las políticas del gobierno mexicano. Un ejemplo de ello son los temas migratorios. Por lo menos en el tema migratorio los demócratas han castigado al gobierno mexicano de manera severa. Las estadísticas revelan que las deportaciones aumentan con gobiernos demócratas. Como ejemplo basta observar lo que pasó durante la administración de Barak Obama.

Es interesante o muy revelador cómo ven desde Estados Unidos las relaciones con México. No puede haber mayor asimetría. Mientras para los estadunidenses somos un tema más de su agenda internacional, acá obviamente les damos un lugar especial. El contraste con el gobierno anterior no puede ser más claro y por ello se ha generado una expectativa comprensible.

La comunicación de nuestros presidentes es fundamental para mantener una buena relación. Nuestra opinión pública lo percibe. Esperemos que nuestro nivel de optimismo no cambie a partir de dichas comunicaciones y derive en buenos resultados.

Nota metodológica enero: Parametría. Encuesta en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 800 encuestas realizadas cara a cara del 28 de enero al 3 de febrero de 2021. Nivel de confianza estadística: 95 %. Margen de error: (+/-) 3.5 %. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio simple. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el INE. Población objetivo: Personas de 18 años en adelante con credencial para votar que al momento de la entrevista residan en el lugar de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.